23 de agosto de 2013

El fuerte Amezquita en Isla de Cabras y sus formidables cañones

A principios de la Segunda Guerra Mundial el ejercito norteamericano ejecuto un plan para proteger las costas de la nación y sus territorios. Entre las defensas desplegadas para el puerto de San Juan el ejercito construyo el fuerte Amezquíta. El elemento central de estas defensas en la Isla de Cabras lo fue la batería Reed. Este emplazamiento contaba de dos enormes cañones de 12 pulgadas enclavados en formidables casamatas de hormigón. Cuatro cañones de 155 milimetros en bases tipo Panamá y una batería de defensa anti-torpederas completaban el armamento del fuerte.

Casamata oeste , Batería Reed (2013).



Emplazamiento oeste y su cañón, ca.1941 (Fuente...).
Interior de la batería Reed,
c.1941 (Fuente...)

Los cañones de 12 pulgadas modelo M1895 desplegados en la batería Reed originalmente formaban parte de la bateria Torbert del fuerte Delaware. En Diciembre de 1940 fueron removidos y trasladados al arsenal Watervliet y poco después transferidos a San Juan. Los M1895 pesaban alrededor de 52 toneladas y eran capaces de propulsar un proyectil de 1,046 libras a una distancia de 15 millas. El diseño original de estos cañones data del 1895. El fuerte estuvo en servicio hasta el 1948 pero no he podido encontrar a donde fueron a parar estas tremendas piezas de artillería tras el cierre del fuerte.

Cañon tipo M1895 en el Fuerte Delaware, EE.UU.

De estos cañones no queda nada pero las casamatas y sus pasajes soterrados perduran hasta el dia de hoy. Así que la próxima vez que visites Isla de Cabras asómate por la parte norte de la isla, disfruta del paisaje y contempla otro pequeño fuerte que le hace compañía al Morro desde el otro lado de la bahía.

Vista panorámica de la batería Reed.

10 comments:

zaidserrot dijo...

Siempre m pregunte q era esta estrutura y tengo fotos y hoy por fin se lo q es. Gracias Hector.

H Ruiz dijo...

De las baterias costeras verdaderamente grandes de la Segunda Guerra Mundial esta es sin duda la de mas facil acceso. Una lastima que esos tremendos cañones de 12 pulgadas ya no estan.

Freddie Gutiérrez dijo...

¡Excelente blog! Como profesor de Historia de Puerto Rico lo recomiendo para aquellos que desean descubrir los datos ocultos de nuestra historia que no aparecen en los libros de texto. ¡Mis felicitaciones!

Saludos,

Prof. Freddie Gutiérrez
Bayamón, PR

H Ruiz dijo...

¡Muchas gracias por su comentario!

Comentarios como este nos hacen ver el mucho interes que existe en mantener viva nuestra historia y nos inspiran a seguir compartiendo.

Anónimo dijo...

Se puede entrar al interior de la bacteria?

H Ruiz dijo...

Hasta donde tengo entendido no hay acceso publico a la bateria ya que se encuentra en los terrenos del campo de tiro de la Policía de P.R.

Anónimo dijo...

H Ruiz, le felicito por el blog, me fáscina, la historia de mi Isla en especial la de nuestros Ancestros!!! <3

Juan Palacios dijo...

Me apaciona este tema. Les recomiendo un episodio del programa de radio La Voz del Centro donde habla el Prof. Piñero Cádiz. En el mismo se detallan los emplazamientos militares de la Segunda Guerra Mundial que hubo en Puerto Rico. Se soprenderán de la cantidad de baterías y sus variados calibres. Excelente blog.

Anónimo dijo...

Me acuerdo bastante que en Isla de Cabras era la academia de la Policia de Puerto Rico.......Yo me gradue en el 1963....clase 69.......En ese mismo ano tambien fue la ultima academia de la Policia y luego se mudaron para Gurabo......En el tunel de Isla de Cabras eran los dormitotios de nosotros los cadetes de la Policia y ademas y aun es.....Un Poligono de tiro......Solamente el adiestramiento consistia de solo un mes y medio y ya eras Policia de Puerto Rico.......Tambien en Isla de Cabras hay un cementerio muy viejo al norte del tunel donde se enterraron los que padecieron de lepra....Tengo fotos para compartir.....

Roberto I. Albandoz dijo...

Se llama Amézquita por el Capitán Don Juan Amezqueta y Quijano, quien tuvo un papel protagónico en la fallida invasión holandesa del Capitán Hendrijks, en 1625.

Publicar un comentario